QUIENES SOMOS

escoleta pharos palma

Hola! Soy Tonina Antelmo nacida en octubre del 88. Hija de profesores (¡si! ¡Los dos!), la docencia siempre ha formado parte de mi vida. A los 16 años ya empecé a trabajar como monitora de niños de entre 2 y 16 años, y desde entonces toda mi vida ha estado dedicada a la infancia. A los 19 años me fui a estudiar a Barcelona, y allí empecé a transitar el camino que me ha llevado hoy aquí.

Recién llegada a Barcelona, empecé a trabajar como profesora en un colegio de discapacitados psíquicos. Allí aprendí la importancia de la paciencia, a valorar los pequeños logros, a trabajar en equipo no solo dentro del colegio, si no también con profesionales de otros ámbitos (logopedas, psicomotricistas, fisioterapeutas…) pero sobre todo aprendí a no juzgar y a valorar a cada persona por lo que es, sin entrar en valoraciones ni comparaciones.

A la par que trabajaba y estudiaba la carrera, empecé a interesarme por el mundo de la Neurociencia y puesto que la oferta formativa de Barcelona es tan amplia, pronto me descubrí haciendo un curso de especialización tras otro.

Gracias a la Neurociencia descubrí la gran importancia que tienen los 3 primeros años de vida, y mi orientación profesional dio un pequeño giro. Encontré trabajo por las mañanas en un colegio del barrio rico de Barcelona como profesora de aula de 3 años y por las tardes acudía a un centro de menores en uno de los barrios más empobrecidos… La diferencia era abismal entre unos niños y otros… Y eso que tenían la misma edad. Entonces, ¿que cambiaba? La educación.

Así que una vez más, empecé a indagar en formas alternativas de educar, ya había aprendido todo lo posible de como aprendía el cerebro (neurociencia), ahora tocaba ver maneras y metodologías reales de como llevarlo a cabo.

Y di con el trabajo más duro pero más bonito… Empecé a trabajar en un centro de primera acogida (centro al que van los niños que los acaban de separar de sus familias…). En este centro, yo era la tutora del grupo de 1 a 3 años. Que duro ver niños tan pequeños privados de estar con su madre… Pero más duro es saber porque los han separado y todo el infierno que han vivido siendo tan pequeñitos.

En ese centro realmente descubrí la importancia del apego, la necesidad de vínculo y de como y porque los adultos que trabajamos con niños debemos ser total y absolutamente amorosos y respetuosos con ellos.

Este trabajo me marcó tanto, que decidí volver a Mallorca y abrir mi propia escoleta, un sueño largamente acariciado. Quería crear un lugar en el cual todos los niños fueran respetados, queridos y educados de la mejor manera, con profesionales cualificados y con una mirada de respeto hacia la infancia.

Y aquí estoy, abrimos nuestras puertas el año 2015 y no hemos parado de crecer. Y crecer en todos los sentidos, puesto que en Junio de 2019 nació mi hijo y todo lo aprendido en este largo camino ha cobrado aún más fuerza y presencia. Estoy convencida en que es necesario cambiar el sistema educativo, para que nuestros niños puedan disfrutar de centros abiertos, flexibles, amables, amorosos, tranquilos y respetuosos.

Ideas clave del proyecto

Tener presente y potenciar las identidades, el bienestar y los procesos de crecimiento y aprendizaje de cada niño/a.

Favorecer y crear un clima familiar, acogedor y motivador en el cual se aprenda a convivir creando lazos de unión y ayuda entre la familia y la escoleta.

Mirar a cada niño de manera integral (procesos cognitivos-físicos-emocionales-sociales) y crear un espacio donde se puedan desarrollar plenamente de forma tranquila y respetada.

Organizar los aprendizajes de manera globalizada, real y vivencial.

Vivir cada día historias auténticas y complejas, con sentido, que nos hagan emocionar, reaccionar, pensar, comunicarnos...

¿QUÉ QUIERES DESCUBRIR?

SERVICIOS

Todo lo que hacemos en nuestra escoleta para los niños y padres

INSTALACIONES

Contamos con 550m2 de espacio interior y 100m2 de patio.

ADAPTACIÓN, RELACIÓN FAMILIA-ESCOLETA

Como trabajamos la adaptación